Síguenos en y

fortalezayamor2.jpg

Día Internacional de la Felicidad, 20 de marzo de 2020

1 W 

Mientras el mundo entero está tocado por la amenaza del coronavirus, ¿podemos celebrar el Día Internacional de la Felicidad? Sí, más que nunca lo necesitamos.

¿Conoces el origen de este día? Así se nos cuenta en la página oficial de las Naciones Unidas: “La resolución fue iniciada por Bután, un país que desde principios de la década de 1970 reconoce el valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos nacionales y que prioriza la Felicidad Nacional Bruta sobre el Producto Nacional Bruto”. Si pinchas en este enlace https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-felicidad, leerás esta hermosa historia. El rey de Bután, cuando solo tenía 16 años, “decidió que la filosofía de su gobierno se basara en la felicidad de sus súbditos. Y para ello inventó el concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNB)” y fue este “pequeño país del sur de Asia, en la cordillera del Himalaya, el que propuso este día a la ONU”.

San José, silencio y cuidado

3Pw

Hoy es la fiesta de San José, fiesta que la sociedad de consumo ha ocultado con el nombre del Día del padre y nos ha hecho apartar la mirada del pozo de vida que puede ser para nosotros el carpintero de Nazaret.

Volver los ojos a María, invitación a la confianza

mirada tiernaLas diversas y duras situaciones de dolor e injusticia que atraviesan la vida de nuestros pueblos, van minando día a día la confianza. El otro, el distinto, se convierte en una amenaza; muchas veces ya no sabemos a quién creer; no sabemos si habrá un mañana. Como creyentes, en este momento particularmente convulsionado de nuestra historia, hemos sido invitados a vivir “desde la confianza, la ternura y la misericordia.”

Hoy queremos volver los ojos a la experiencia de María, acogiendo la invitación a entrar en sintonía con la aventura espiritual que fue su vida. Mirar su experiencia nos lleva a adentrarnos en “la confianza como aventura espiritual”. Una aventura que nos hace ir más allá de nuestro propio límite, que convierte “nuestro futuro en un proyecto que moviliza nuestro presente”.

Allí donde se ora

oracionLa oración es la única fuerza de que dispone la Obra teresiana …

Y más que nada os ruego que os ejercitéis en la oración, que hagáis de este ejercicio algo necesario para vuestra vida, que pongáis tal empeño en su práctica, que no exista motivo, argumento ni razón suficiente para dejar un solo día vuestra oración.

Vivir desde el ser

rosarojaUn vivir serio, una ecuanimidad espontánea, fruto del orden en que está todo nuestro ser.

Sin que nada nos escandalice ni tengamos tan equivocado concepto del mundo que choquemos constantemente con él y resultemos espíritus asustadizos, enojosos y enojados con todos.

Engaños que sufrimos: creer que es más agradable a Dios la intransigencia, que la tolerancia prudente; creer que es más eficaz el rigor que la benevolencia; creer que es celo lo que es amor propio.

Todas las cosas ejecutadas por  la criatura humana tienen quiebras, tú prefiere las que se originan de ser bondadoso, sencillo, humilde y abnegado, a las que surgen del exceso de justicia, de rectitud e intransigencia.

San Pedro Poveda, publicado en Vivir como los primeros cristianos, páginas 63-64