Síguenos en y

Web 1

Saber estar no siempre es fácil porque, evidentemente, nace de un saber ser. La educación y la cortesía no surgen por generación espontánea sino solo cuando la persona ha cultivado una serie de características que la construyen y la hacen ser educada y cortés en cualquier entorno social y cultural en el que se mueva.

Isabel, mujer “serena, simpática, entrañable y cordial”, sabía estar. “Le tocó ejercer serias responsabilidades; establecer múltiples relaciones en la Institución Teresiana, la Iglesia y la sociedad civil. Pero supo estar sin hacer sombra a nadie y sin atribuirse logros ni escatimar esfuerzos. Tuvo que armonizar a muchas personas, requerir lo mejor a cada una, gestionar las sedes de las actividades y, en suma, construir desde dentro la Institución Teresiana”.

Así nos la presenta Mª Encarnación González en la biografía publicada en la editorial Narcea. Isabel del Castillo Arista, junto a su prima Antonia López Arista, acompañó a san Pedro Poveda en el proceso constitutivo de la Institución Teresiana desde el comienzo. El libro sitúa a la persona en su tiempo, luego pasa a describir tres etapas en la historia de Isabel y concluye con una antología de sus escritos.

Web2

Extracto del índice

La persona y el tiempo.
Una importante etapa de la historia de España

Primera etapa, 1890-1914. “Pertenece a la Obra desde su fundación”
No solo los vínculos del parentesco, sino los de la hermandad espiritual. En la Academia de Santa Teresa de Jesús de Oviedo

Segunda etapa, 1914-1924. “¿Queréis saber el porqué de todo?”
En la “Casa de la obra teresiana en Madrid”: el cenáculo de la mujer estudiosa. En el proceso constitutivo de la Institución Teresiana. Lo inesperado y hacia lo definitivo. El día a día de una importante gestión.

Tercera etapa, 1924-1932. Discreta y eficaz vicedirectora de la Institución Teresiana
Sacrificio, abnegación y entrega a la Obra. “Vencimiento de la mañana a la noche…”

Antología de escritos: Apuntes personales. Diario del viaje a Roma, octubre de 1923. Cartas. Un escrito espiritual: oración del Via Crucis.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar