Síguenos en y

Web

El papa Francisco, a través de un video mensaje, urge a todas las comunidades católicas del mundo a participar activamente en la Semana Laudato Si, del 16 al 24 de mayo de 2020. “Renuevo mi llamado urgente a responer a la crisis ecológica. El clamor de la tierra y el clamor de los pobres no dan para más”.

Con el lema Todo está conectado, la Semana Laudato Si’ celebra el quinto aniversario de la encíclica del papa Francisco sobre el cuidado de nuestra casa común. Se nos invita a unirnos para la reflexión, la oración y la acción porque “la interdependencia nos obliga a pensar en un solo mundo, en un proyecto común” (Laudato Si’, 164). Esta encíclica nos ayuda a ahondar en Dios Padre Creador y la creación; con sencillez y profundidad nos transmite las conexiones que existen “entre la forma en que tratamos a Dios, a la naturaleza y a los demás”. Con esta semana se inaugura un tiempo de preparación para el Tiempo de la Creación, al cual nos invita el Papa en septiempre de 2020.

Oración mundial

El 24 de mayo al mediodía de su hora local, los católicos de todo el mundo se unirán espiritualmente en oración. El papa Francisco visitará la “Tierra de los fuegos”, en la diócesis de Acerra, Italia, zona donde la ecomafia ha estado desechando desperdicios tóxicos durante años.

Cuidado del otro y coronavirus

La crisis sanitaria producida por la pandemia de coronavirus y la crisis ecológica están afectando a muchas personas y muy especialmente a los pueblos y personas más pobres y vulnerables. Solo el esfuerzo conjunto nos ayudará a redefinir nuestro mundo, ese que queremos que hereden nuestros hijos. “Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores” (Laudato Si’, 246) Se nos ofrece una guía de reflexión sobre la pandemia de coronavirus a la luz de la encíclica.

En la página Web de la Semana Laudato Si’ 2020 se pueden encontrar los eventos organizados, noticias y diferentes recursos que han puesto a disposición diversos colaboradores.

La Institución Teresiana en España también se conecta desde la oración, la reflexión y la acción.