Síguenos en y

Web1 

La Comisión Permanente del Foro de Laicos se solidariza, agradece, aplaude iniciativas y nos invita a vivir con realismo “la alternativa de la civilización del amor, que es una civilización de la esperanza”. Al mismo tiempo, exhorta a nuestros representantes políticos a un “acercamiento y diálogo constructivo y respetuoso”.

Comunicado de la Comisión Permanente del Foro de Laicos en este tiempo de pandemia

La Comisión Permanente del Foro de Laicos de España[1] desea, en primer lugar, manifestar su cercanía y oración a las familias de los fallecidos y a los enfermos por causa del coronavirus.

La pandemia que azota al conjunto del planeta representa un desafío sin precedentes. Un virus ha puesto nuestro mundo del revés, nos ha hecho darnos cuenta de que somos vulnerables y que hay cosas que escapan de nuestro control.

Sin embargo, al mismo tiempo crece en todos, la conciencia de que formamos una única gran familia y la corriente de creatividad para activar iniciativas de solidaridad y fraternidad es imparable.

Ahora más que nunca tenemos presente el momento de gracia que la Iglesia española vivió en el Congreso Pueblo de Dios en salida, la experiencia de renovado Pentecostés de esos días sigue siendo un faro de luz y de empuje para nuestro compromiso como laicos en la sociedad.

En el mensaje que el Papa Francisco envió al Congreso nos decía: “Este Pueblo de Dios en salida vive en una historia concreta, que nadie ha elegido, (…) como una página en blanco donde escribir”. También nos invitaba a no tener miedo “de entrar en cada rincón de la sociedad, de llegar hasta los límites de la ciudad, de tocar las heridas de nuestra gente”[2].

Como Comisión Permanente del Foro de Laicos somos conocedores de la enorme fuerza que los laicos están teniendo en este momento, laicos en salida, decididos a escribir en esta página en blanco y poniendo en marcha iniciativas de encuentro, de cercanía y acompañamiento, de sanación y solidaridad, de paz y defensa de los más pobres y con situaciones más precarias (sin techo o recursos económicos, migrantes y refugiados); acciones en los campos familiar, educativo, laboral o económico y desde las posiciones más variadas; actividades formativas, culturales o a favor de una ecología integral…

Las próximas semanas y meses seguirán poniendo a prueba nuestra fortaleza y estamos seguros de que se mantendrá vivo el empeño, con realismo y sin falsas justificaciones, para “vivir la alternativa de la civilización del amor, que es una civilización de la esperanza”[3].

Expresamos nuestro más sincero agradecimiento a todos los colectivos que hacen posible la marcha de nuestra sociedad. Asimismo, constatamos con alegría, las innumerables iniciativas que desde la Iglesia -que somos todos- se han organizado para prestar ayuda espiritual y material.

Instamos encarecidamente al acercamiento y al diálogo constructivo y respetuoso, entre los representantes políticos de todas las administraciones.

La Comisión Permanente del Foro de Laicos expresa su confianza en la fuerza de la oración y su compromiso con la edificación de una comunidad de verdadero hermanos, para lo cual pide la protección de la Santísima Virgen María, Salud de los Enfermos y Consoladora de los Afligidos.

Madrid, 30 de abril de 2020

Notas:
[1]Entidad que agrupa a 48 asociaciones y movimientos de laicos católicos, de ámbito nacional.
[2] Papa Francisco, Mensaje al Congreso Nacional de Laicos Pueblo de Dios en salida, 14 de febrero de 2020.
[3] Papa Francisco, Un plan para resucitar, revista Vida Nueva, 17 de abril de 2020.