En respuesta a la petición de las mujeres del Centro Sociocultural Pedro Poveda, gestionado por la asociación Educación y Cultura, durante el curso 20-21 se organizó un taller de Cocina que tuvo carácter intercultural.

Se constituyó un grupo diverso, lo que supuso una gran riqueza; casi la mitad de las personas inscritas eran inmigrantes de Marruecos, Senegal y Mongolia. Por ello, además de la elaboración de recetas, se ha pretendido trabajar la integración, las relaciones de igualdad y la cooperación entre personas de diferentes culturas.

Participaron 23 mujeres durante ocho meses, del 10 de octubre de 2020 hasta el 30 de junio del 21 los martes y jueves de 11,30 a 13.30. Debido a la situación covid, se han formado pequeños grupos y la degustación se realizaba al aire libre, manteniendo la distancia oportuna.

Aprendizaje intercultural

Acompañadas por una monitora del Barrio de las Cuevas, Carmela, que lleva muchos años dirigiendo actividades con las mujeres de la localidad, se han realizado recetas tradicionales de la comarca accitana: migas alpujarreñas, gachas de Guadix, potaje de Semana Santa, sustentos, talvinas… “Carmela ha explicado cosas que no sabíamos, y nosotras también hemos explicado cosas que a lo mejor no las sabían las demás del grupo, hemos aprendido unas de las otras”, expresa una de las participantes.  Sonia agradece: “He aprendido muchísimo y quiero desde aquí dar las gracias a Carmela, porque es una profesora excepcional, agradable, explica bien, me ha hecho sentirme como una más del grupo y me ha hecho estar como en casa”. Y alguien más añade: “Todo lo hace fácil”.

Pero no faltaron recetas propias de los países de origen de las participantes: cuscús, setmen, baghrir, té saharaui, thiakri… “Carmela ha explicado cosas que no sabíamos, y nosotras también hemos explicado cosas que a lo mejor no las sabían las demás del grupo, hemos aprendido unas de las otras”.

Se percibía que disfrutaban cocinando y aportando recetas de sus países. “Yo soy de Granada -dice Sonia- y al venir aquí quería conocer platos típicos vuestros; luego se añadieron personas de otros lugares. Fue una experiencia muy bonita porque hemos aprendido platos y formas de cocinar diferentes a la andaluza y a la española.”

El ambiente durante estos encuentros ha sido muy positivo y distendido, de colaboración y compañerismo. Además de aprender “detalles de la cocina, truquillos”, recetas nuevas, las mujeres han valorado “la armonía que hay en el taller”, la limpieza y los cuidados frente al virus, “las risas que hemos tenido”, las relaciones que se crean y la acogida, pues “hacemos amistades y en este momento que estamos viviendo, la verdad es que se necesita mucho de eso”, dice alguna; “nos hemos conocido las unas a las otras, nos hemos llevado bien”, afirma otra. “Yo estaba mal, pero en los ratos que he estado allí estuve muy bien y muy a gusto, ha sido muy especial…”

Creación de un recetario

La recopilación de sus Recetas de Cocina fue un modo de reconocer y valorar su trabajo, y de compartirlo con todas las mujeres que participan en las actividades del Centro Sociocultural. “Me ha encantado el libro, es un libro precioso”, confiesa una participante. El taller ha tenido mucha demanda y fue larga la ‘lista de espera’ de personas dispuestas a incorporarse en cualquier momento. Ya están abiertas las inscripciones para el nuevo curso.

Por Isabel Castro

Si deseas ponerte en contacto o conocer más del Centro Sociocultural Pedro Poveda: