Celebración, recuerdo agradecido y el deseo de seguir ofreciendo hoy acogida, crecimiento humano, convivencia, cultura… y viva la esperanza.

Mantenemos viva la esperanza

Desde nuestras casas, a través de WhatsApp y Facebook,  pero sintiéndonos más unidas que nunca, celebramos nuestro cumpleaños con un recuerdo agradecido a quienes pasaron por aquí y compartieron con nosotros unos años de sus vidas, a tantas colaboradoras y colaboradores… y a quienes participan desde ‘la otra orilla’.

El día 2 de febrero cumplió veintisiete años de vida el Centro Cultural Victoria Díez. Este Centro nació por iniciativa de un grupo de miembros de la Institución Teresiana que por aquellas fechas trabajaban y vivían en Coria del Río, Sevilla. Después de haber dedicado toda la década de los ochenta a actividades con jóvenes, quisieron dar un paso más, y dedicar sus esfuerzos a esa generación de mujeres que no tuvo oportunidades para su formación humana y cultural, creando un centro de promoción de la mujer.

Es un centro de encuentro y acogida, de crecimiento personal y desarrollo de habilidades sociales y manuales; un espacio para la sana convivencia y entrañable amistad. Un lugar donde hay tiempo para la ampliación de conocimientos e interés por la cultura; donde siempre se encuentran ocasiones para celebrar la fe y la vida en ambiente de familia. Una fuente de ilusión, alegría y esperanza.

A pesar de este largo paréntesis en que nos mantiene el estado de pandemia, mantenemos viva la esperanza de volver a encontrarnos porque  Victoria Díez nos impulsa, nos estimula y anima. Nunca como ahora vuelven a tener sentido estas palabras: “¡Ánimo, compañeras, que la vida puede más!”

Por Concha Díaz de la Cortina