¿Cómo vivir en la cotidianidad de nuestras realidades los retos planteados por el Congreso Pueblo de Dios en salida? “Está todo por construir y está en nuestras manos sacarlo adelante”. Mª José Monero y Mercedes Ruíz nos informan sobre el contenido del Pleno Diocesano de Apostolado Seglar de Madrid.

Información del Pleno Diocesano de Apostolado Seglar de Madrid

Tras un año sin reuniones, el director del Secretariado de Apostolado Seglar José Ramón García Herrero nos convocó para tener, por vía telemáticala primera reunión después del Congreso de Laicos en la que participaron unas 50 personas.

En este primer encuentro se quería conocer la situación actual de los representantes y de nuestros grupos para compartir inquietudes, dificultades y esperanzas para poder caminar juntos, mirando al futuro y queriendo relanzar todo lo vivido en el Congreso Pueblo de Dios en salida (febrero de 2020).

José Ramón hizo una llamada a reinventar el Secretariado, con nuevas formas de trabajo. Invitó a estar muy atentos a los signos de los tiempos en los que el Señor pide reflexionar sobre el qué, el por dónde y el cómo llevarlo a cabo.

A continuación, en varias salas informáticas compartimos por grupos sobre el momento en qué nos encontramos. Aunque el tiempo resultó insuficiente, se reflejaba la intensidad de todo lo que se está viviendo: los esfuerzos que se ponen en juego allí donde cada uno está; la valoración de tantas actitudes y comportamientos; el cómo se ha afrontado esta situación desde la disposición interior de confianza en Dios y de gratitud por el don de la vida.

Pudimos conocer que hay grupos que están trabajando el Plan Diocesano Misionero y que se siguen descargando materiales. Ante un momento en que todo está en un aparente suspenso y en espera, en ‘standby’ (en modo de espera y a la expectativa de algo) se esconde mucha vida y muchas acciones que hemos reinventado y preparado para seguir con la vida y misión, para mantener relaciones y evitar soledades…

Guía de Trabajo

Concluida la sesión de grupos y con una breve puesta en común, se hizo la presentación de la Guía de trabajo para el poscongreso de laicos. Hacia un renovado Pentecostés elaborada, desde la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida, por Isaac Martín Delgado, delegado de Apostolado Seglar de la Diócesis de Toledo y miembro del reciente constituido Consejo Asesor[1]. Nos recordó que fue un Congreso providencial por sus cuatro itinerarios: Primer anuncioAcompañamientoProcesos formativos y Presencia en la vida pública; y por las dos claves: sinodalidad discernimiento. Hizo una llamada a los congresistas para revivir el Congreso y reavivar el proceso. La presentación de la Guía de Trabajo la hizo desde la ‘forma’ y desde el ‘fondo’.

Desde la ‘forma’, nos informó que las conclusiones del Congreso se presentaron a la Conferencia Episcopal y que fueron aprobadas. Para dar continuidad a los procesos iniciados anunció que se tendrían encuentros periódicos sobre cómo trabajar los cuatro itinerarios y, de momento, es lo que se está haciendo desde el Consejo Asesor.

La presentación de la Guía está hecha por el presidente de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida, Mons. D. Carlos Escribano, arzobispo de Zaragoza. La Introducción, junto con el Contexto y la Síntesis de las aportaciones de los grupos de reflexión en el Congreso, son las tres partes en que se divide la Guía. Hay también dos Anexos.

La situación que estamos viviendo con la pandemia lo ha cambiado todo: nuestras vidas, nuestra forma de ver y vivir la fe, la visión de la Iglesia… En este sentido el Contexto ofrece retos, oportunidades y también tentaciones, por eso se ofrece una teología del laicado que enmarca el documento. Para la síntesis de las aportaciones se repararon en aquellos aspectos que estaban en todas las propuestas temáticas y se propusieron las actitudes a convertir, los procesos a activar y los proyectos a proponer de los cuatro itinerarios, así como una síntesis de cada uno.

El Anexo I recoge las aportaciones que hicieron llegar los grupos de reflexión tal y como se recibieron. La metodología de trabajo está especificada en el Anexo II.

Desde el ‘fondo’, Isaac Martín hizo énfasis en que se encontrará en la Guía una orientación para poner en práctica lo referente a la sinodalidad y discernimiento; lo que importa es el proceso, el trabajo que hagamos desde el Apostolado Seglar, desde una asociación o un movimiento, desde un grupo parroquial, etc. Tendremos que ver cuál es nuestra realidad, qué propuestas se nos plantean y vamos a discernir qué es lo que Dios nos está pidiendo como comunidad en este momento concreto, en nuestra ciudad, nuestra diócesis, nuestra asociación o movimiento. Insistió en que ahora nos toca a nosotros ponerlo en práctica.

En este proceso, no nos faltará la ayuda de la Comisión para los Laicos, Familia y Vida, como la del Consejo Asesor, puesto que es su principal misión, sin romper la autonomía que tiene cada diócesis, cada movimiento o cada grupo. Va a ser clave lo que hemos llamado Equipo de Trabajo del Poscongreso (ETP), formado por un grupo de personas designadas que no sólo se involucren en el apostolado seglar, sino que formen parte del laicado de la realidad eclesial, creando un equipo que pueda ayudar a articular de manera eficaz el Postcongreso en las diócesis, dándoles unas pautas que les permitan concretar el trabajo del documento.

Insistió nuevamente en que estamos iniciando el Poscongreso, que será un camino de varios años y que es fundamental la implicación de las diócesis, las asociaciones, movimientos, parroquias, y en especial, el impulso de la Conferencia Episcopal Española, la Delegación de Laicos, Familia y Vida, y el Consejo Asesor. Tenemos la obligación de recuperar lo vivido del Congreso.

GuiaTrabajoW

Se nos pide interiorizar el documento, hacerlo propio, conocerlo, trabajarlo para articular un plan e incorporarlo a nuestra realidad concreta, sabiendo que lo que importa no es tanto el resultado, que está en manos de Dios, sino el camino que se hace y el proceso que se construye. El ejercicio de sinodalidad y de discernimiento es absolutamente fundamental.

Desde el Consejo Asesor llegarán pautas que puedan ayudar. Se está pensando cómo articular el trabajo de los cuatro itinerarios. Está todo por construir y está en nuestras manos sacarlo adelante. Podemos empezar ya. Aseguró que “nadie mejor que los que estáis en una realidad concreta, sabréis cómo articular el proceso y, en ningún caso, el Consejo Asesor os va a suplantar, ni imposibilitar el trabajo que os corresponde…” Aún así, hace falta un nexo de comunión en la forma de trabajar los itinerarios a nivel nacional que se articulará en documentos, encuentros, propuestas. Todo esto será cauce de comunión.  Quizá lo mejor sea trabajar por provincias eclesiásticas, aquí: Getafe, Alcalá de Henares y Madrid, cuya representación es así en el Consejo Asesor.

Después de la excelente presentación de la Guía de trabajodesde el Secretariado de Apostolado Seglar ofrecieron la posibilidad de adquirirla en la c/ Bailen 8. Ya nos indicarán cuándo y cómo. Sigue pudiéndose pedir y comprar a EDICE desde su página web.

Por Mª José Monero Basanta y Mercedes Ruíz Espejo, representantes en el Pleno


[1] Grupo de personas, constituido desde la Conferencia Episcopal en 2020, para ayudar y acompañar el poscongreso. Un instrumento de trabajo, formado por las delegaciones de Apostolado Seglar de las provincias eclesiásticas, presidenta Foro de Laicos, Delegados de Laicos Familia y Vida, presidenta ACG, etc.