A modo de crónica del encuentro en Los Negrales del 8-10 de febrero de 2019 del Grupo Universidad-Investigación IT del sector Covadonga.

Es difícil recoger en unas líneas la vida de estos tres días -en sentido bíblico-, en realidad, día y medio, de gran intensidad y a la vez sereno y cordial, lleno de reflexiones interesantes y de reencuentros gozosos, donde ha habido tiempo para orar y cantar, para el humor y para los deliciosos dulces. Es natural, pues estábamos en “tierra sagrada, tierra de amigos, tierra de Dios…” Y, además, debía suplir a una periodista y escritora excelente. Lo intentaré.

Como es habitual, el viernes, después de cenar, nos reunimos con la Comisión para las presentaciones de los integrantes del grupo. Estábamos la mayoría de los que íbamos a asistir (faltaba el grupo de Madrid, que vino al día siguiente), con algunas incorporaciones nuevas, que a todos nos hicieron mucha ilusión: miembros IT y amigos, en número de 35, preparaciones y profesiones diversas, que adelantaban un rico intercambio de puntos de vista, como al día siguiente se confirmó. La Comisión nos informó de las adhesiones, más de 25, que hubieran deseado asistir, y que se habían hecho presentes por email, etc. También nos repartió las carpetas con el material básico (programa, listas, etc.) y nos informó de los otros grupos con los que íbamos a compartir el espacio en el fin de semana (uno de ellos en silencio absoluto) para un mejor encaje.

Una historia integrada

Después de una oración en la Cripta, con unos textos base muy sugerentes, comenzamos a las 10,30h con la apertura del Encuentro, que lleva a cabo Carmen Azaustre como Presidenta de la Comisión.

Enmarca el tema de las dos ponencias de este sábado, dentro de la línea seguida en los encuentros de los últimos seis años, Humanismo hoy, en que hemos buscado contestar a la pregunta sobre la identidad del ser humano. Hizo un breve recorrido por los temas y ponentes desde febrero de 2013 hasta este de 2019.

En esta ocasión, nos preguntamos con la Biblia ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él? Juan Jesús Bastero Montserrat SJ, biólogo y teólogo, de Zaragoza, y Thomas Sheehan, Doctor en Medicina y filósofo, de Madrid, (mejor dicho, de Escocia) nos acompañan como ponentes en esta jornada.

Al inicio de su ponencia ¿Por qué dos historias? Una propuesta integral de la historia humana Juan Jesús nos entrega un detallado guion para seguir con más facilidad el tema, que ha preparado, según nos dijo con “una mirada científica y una actitud creyente”, como jesuita y como biólogo.

La mirada a la historia humana se alimenta de tres mensajes: desde la Biología y las Ciencias Experimentales, desde las Ciencias Humanas y desde la Teología. Los estudios de la evolución de la vida –seguidos a través de un ppt- conducen a que existe una gradualidad en la manifestación de la inteligencia, y que hay tres rasgos de la conducta (captura del alimento, defensa del territorio y reproducción de la especie) comunes a todos los animales.

Las Ciencias Humanas nos presentan manifestaciones culturales muy notables, en el Próximo Oriente, que también incluyen la manifestación religiosa. Ahí se encuadra de forma especial la expresión religiosa de Israel, experiencia plasmada en la palabra de Dios, escrita y transmitida a su descendencia. Esta experiencia religiosa –que también pudo ser mística- dio lugar a la adhesión, porque sintoniza con la propia experiencia de vida. Dios se interesa por la historia humana.

Por último, el mensaje desde la Teología. La reflexión teológica sobre la palabra de Dios, a lo largo de estos 20 siglos, ha tenido momentos y temas en que ha entrado en conflicto con la Ciencia. Hoy está mucho más abierto el camino de la conciliación. Uno de los temas, que durante siglos ha estado presente en la historia de la Iglesia es la doctrina del pecado original. Aunque tiene raíces bíblicas (Génesis, alusiones en San Pablo…) la expresión “pecado original” no aparece en la Biblia. Se le llama pecado de Adán. A finales del siglo IV la utiliza San Agustín y, pasados los siglos, también se utiliza la expresión en el Concilio de Trento.

unimeno

El ponente se pregunta por los condicionamientos culturales de la doctrina sobre el pecado original, y señala la interpretación literal de la Biblia y la concepción de la reproducción humana, heredada de la mentalidad semita –el varón, actor principal de la descendencia-, como dos importantes condicionantes. La evolución de la concepción del pecado original ha sido lenta por los “frenos” que han tenido las ideas evolucionistas durante los siglos XIX y principios del XX, tanto en la Iglesia como en la sociedad: había muchas guerras en Europa, que proporcionaban ambientes poco aptos para pensar. Hay excepciones, naturalmente (el Diccionario Espasa, en 1924, publica ya el proceso de la fecundación a nivel celular, perfectamente válido).

La enseñanza clave en este proceso es que “Adán” tiene un significado colectivo. Los 11 primeros capítulos del Génesis contienen relatos de pecados desde los orígenes de la humanidad: Adán y Eva, Caín, la corrupción previa al Diluvio, etc., que nos dan idea de que desde los orígenes el ser humano quiso superar a su Creador, y, sobre todo, que los efectos del pecado van mucho más allá de aquel que lo comete. Nacemos en una humanidad en la que el pecado y sus consecuencias están presentes. Y que nos impide una unión con Dios sin fisuras. Esta es la legítima interpretación actual del pecado original. Por eso el Bautismo tiene pleno sentido y es la presentación que del mismo hace San Pablo en su carta a los Romanos. No hay ningún texto en el Nuevo Testamento que hable del Bautismo como necesario para lavar el pecado original.

Estas consideraciones anteriores nos llevan a la conclusión de que no es adecuado mantener dos historias sobre el ser humano, una por parte de las ciencias y otra por parte de la Teología. Hoy es posible configurar una sola historia: una progresiva humanización y el mensaje bíblico, que, a pesar de tener una visión muy limitada del universo, sí plasmó la realidad de una creación de Dios, que quería una relación de amistad con el ser humano, aunque éste quisiera saltarse los límites que le impuso. Un ser humano “Adán” (colectivo) creado a imagen y semejanza de Dios, inteligente, capaz de dialogar con Él. Esta expresión es única en los relatos contemporáneos, solo eran “dioses” los emperadores o reyes. Con este ser Dios hace una alianza, que culmina en Cristo Jesús. “Conmigo lo hicisteis”: Cristo se identifica con el que sufre. Este es el cuidado de Dios sobre su criatura predilecta.

El ponente termina su intervención “Mirando al futuro”. Si observamos la evolución sociocultural de la humanidad, -que en estos últimos 50 años ha sido vertiginosa- constatamos que hay tres necesidades vitales de la persona, que la atraviesan: creatividad, coherencia y amor, que de alguna forma se corresponden con los tres rasgos de conducta apuntados al principio. Nuestra especie se ha extendido por todo el planeta, se crean lenguajes simbólicos… Como creyentes hemos de alegrarnos del respeto creciente a la dignidad de la persona humana a lo largo de la historia, aunque haya aún grandes carencias. Nuestro Reto actual, con posibles “derrotas” en su doble acepción: marinera (=rumbo) y fracaso: Potenciar las iniciativas y realidades que nos dignifican como criaturas de Dios. Una Invitación final: “Escoge la vida” (Deuteronomio 30, 15-19).

A esta ponencia siguió un interesante coloquio, con numerosas preguntas, agradecimientos, … que hubieran necesitado mucho más tiempo. Algunas se retomaron en el espacio habilitado para ello por la tarde.

A la luz de la Filosofía

Después del descanso, a las 17h, se reanudó el trabajo con la ponencia “La naturaleza humana en la encrucijada”. El Dr. Sheehan nos hizo detenernos en la expresión “naturaleza humana” para ponernos de acuerdo en su concepto. Debemos ser conscientes de que como seres humanos hemos modificado continuamente el ambiente, talando bosques, cultivando la tierra, y mediante los avances científicos (antibióticos, lentes…) vamos modificando nuestra vida. La naturaleza humana no es algo fijo, no estamos predeterminados por la biología o por la genética, sino que podemos elegir lo que queremos ser. “En el ser humano, la existencia precede a la esencia”. En gran medida somos libres de construir un proyecto de vida.

Nos hizo un interesante paseo por los filósofos griegos y su concepción del ser humano: Aristóteles (ser racional, social, eudaimonia, animal político) Platón (Fuente fundamental de los valores morales). Estoicos (vivir en armonía con la naturaleza-respetando la ley natural), para luego preguntarse ¿qué ha pasado con estas ideas en la historia?

¿Qué ha pasado con la idea de ser racional? Todos somos hijos de la Ilustración. Kant nos animó a “pensar”, pero las cosas no salieron como él quería. Es muy importante no identificar ciencia con conocimiento, como si fuera lo único. Las humanidades son muy importantes, para dar un sentido. Se puede trabajar con la naturaleza (realizando el Moisés de Miguel Ángel), o contra ella, convirtiendo el planeta en un basurero, como alerta el papa Francisco en la Laudato Si.

¿Y con la idea de eudaimonia? La búsqueda del placer no es satisfactoria al final El placer puede llevar a una vida de esclavitud de nuestros impulsos y pasiones.

¿Y la idea de ser social? Vivimos en una época de un individualismo exagerado. Existe una “epidemia de la soledad”. Ya Teresa de Calcuta hablaba de que “no hay mayor pobreza que la soledad”. Y la pérdida de interacción social conduce a una mayor mortalidad.

¿Y la idea de Platón sobre los valores morales? Existe un gran relativismo moral.

Pero, en este paisaje actual, también hay aspectos positivos: Voluntariados, ONGd, ecología… Hoy se habla también del “diseño” de seres humanos. Antes de emprender aventuras en ese sentido, habría que establecer un debate sobre lo que es un ser humano, entre científicos, literatos, filósofos y por supuesto teólogos. Debemos elegir el camino de la vida, como dice el Deuteronomio.

¡Sorprendentemente, y sin haberse puesto de acuerdo, los dos ponentes terminaron su intervención con el mismo texto y el mismo mensaje!

El coloquio que siguió a la exposición estuvo lleno de sugerencias. En el tema del medio ambiente alguien invitó, a hacer, como Institución Teresiana, pequeños gestos, pero que fueran significativos.

La tarde se cerró con la Eucaristía, en la Capilla de las Torres, presidida por Juan José, que tan cordialmente se considera el “capellán” del grupo.*

Después de cenar tuvimos un encuentro festivo, que las organizadoras titularon: memoria de León y “ventana al verano”. Humor y risas en abundancia recordando las aventuras en las Cuevas de Valporquero, los paseos por León, etc. Y luego, un precioso recorrido por Coímbra, que había realizado la Comisión buscando alojamiento etc. para las Jornadas del verano 2019.

El domingo, 10 de febrero comenzó con una oración en la Cripta. Con textos para reflexionar sobre la santidad, “los santos de la puerta de al lado”, para pedir cantando al Señor que nos dé su mirada para con ella “mirar” a los demás.

Preparación de las próximas jornadas

Todo ello nos estimuló para enfilar la última parte del encuentro, tratar el tema de las Jornadas de Verano, que en la noche anterior nos habían anticipado muchos aspectos. Se dieron todo tipo de iniciativas para los viajes etc. Con todo detalle se especificó cómo iban a ser la distribución del trabajo y las visitas culturales, las comidas en el Comedor Universitario, la cena con fados, etc. y se concretó una fecha límite para inscribirse por necesidades del hotel. Se dieron iniciativas para los temas, Europa, la mujer, y otros. A estas alturas ya son muchas las personas inscritas, que van a disfrutar de una oportunidad magnífica.

La clausura, llena de agradecimiento por parte de los asistentes hacia la Comisión (Carmen Azaustre, Mila Alcubilla, Chelo Cerviño, Beatriz Núñez y Mª José Rivera) y al grupo, y de forma especial a los ponentes. La Comisión nos recuerda el Cuestionario de evaluación para poder mejorar, aunque ya es difícil superar…

Al final, la Comisión nos recuerda que, en este día, 10 de febrero, fechó Pedro Poveda la carta sobre la Oración hace ¡99 años!, texto fundamental en la IT, que en palabras de Josefa Segovia debe ser para nosotros su testamento. ¡Qué mejor día para meditar la carta de San Pedro Poveda sobre la oración que en esa fecha cumplía 99 años!

María Pilar Díaz Palacio.
Área Universidad, mayo 2019.

*[Dado que la crónica va con mucho retraso aprovecho para comunicaros la noticia –que muchos conoceréis- del fallecimiento de Mª Pilar Bastero, miembro de la IT, y hermana de Juan Jesús, a la que con frecuencia visitaba en la Residencia donde se encontraba en León. Desde la Casa del Padre continuará velando por su familia y por la IT, que con tanto cariño la han acompañado en estos últimos años. Creo que, en nombre de todos, puedo asegurar: Juan Jesús, un abrazo con todo nuestro afecto].