El pasado 28 de diciembre cumplió Carmen Valls Fernández 100 años. La Institución Teresiana de Córdoba  y su numerosa familia natural le rendimos un caluroso homenaje.

Carmen, viviendo el carisma de Poveda, ha llenado su vida de sentido como maestra en la escuela pública. Una vez jubilada continuó su actividad como bibliotecaria del Seminario Diocesano y, posteriormente, trabajando en el Archivo de la Parroquia del Sagrario.

La tarde del día de su 100 cumpleaños, en la sede de la Plaza de la Concha, celebramos una Eucaristía de acción de  gracias por su vida, presidida por D. Fernando Cruz Conde.

Posteriormente pasamos al comedor para la merienda: un chocolate con variedad de tartas. También le entregarmos nuestros regalos, le ofrecimos poemas alusivos al momento y disfrutamos de su agradable compañía. Asistió un numeroso grupo de familiares que se hicieron fotos con ella.

cumplecentenario

Gratitud profunda

Dios hizo grandes obras en ella y por ella a lo largo de estos años; Él la ha conducido y guiado en todo momento, la ha llevado en la palma de su mano, ha velado sus sueños, ha sido su “buen pastor”. Le pedimos que le conserve esa serenidad, esa sabiduría, esa alegría de vivir que a todos contagia, hasta el último momento de su vida.

Ahora para Carmen empieza todo. No por cumplir esos años ha llegado a la meta ¡No! Lo dice el salmo 91:

“El justo crecerá como una palmera,/ se alzará como un cedro del Líbano./ En la vejez seguirá dando fruto/ y estará lozano y frondoso/ para proclamar la misericordia del Señor”.

Carmen Valls Fdez

¡Brindamos por su larga vida! porque…

No importan las lentes,
No importan las canas,
Importa la vida
Y vivirla con ganas.

No importa ser lenta
Y con piel arrugada,
Importa la vida
Y la lucha ganada.

No importa, tampoco,
La espalda doblada,
Importa la vida
Y la mies cosechada.

No importa el tiempo,
Que pasa y se va,
Importa la vida
A cualquier edad.

Texto y fotos: Ana Córdoba.
Córdoba 30 de diciembre 2018.