Tras la Eucaristía de Santa Teresa celebrada el 14 de octubre, la Institución Teresiana en Málaga ha puesto en marcha su planificación para este curso como Unidad Asociativa con un encuentro en el que el pan, como símbolo, ha centrado y expresado el compromiso que esta comunidad quiere asumir en su entorno.

El equipo ciudad ha preparado el encuentro, en continuidad con la línea de años anteriores, tomando un hilo conductor del curso. Y si en el 2016-2017 se ofrecieron semillas para germinar, cuidar y acompañar en su crecimiento, ahora es ser y hacerse pan cada día, recordando también a quienes no lo tienen.

Dada la fecha, 28 de octubre, tras los saludos, la sesión se abre con unos minutos de silencio, acogiendo la invitación de Rosa Barrachina en nombre del equipo, para reflexionar y hacer hueco interior al deseo de que la paz y la convivencia prevalezcan en el corazón de cada persona y en la sociedad española en estos momentos críticos.

La sala, preparada con esmero, invita a imaginar algo de lo que se explica a continuación con detalle: agua, sal, harina, levadura, una luz que simboliza el fuego que hornea… todos los elementos que con las manos humanas amasan el pan para después partir y repartir. En la oración, imágenes y textos sencillos ayudan a interiorizar este reto de ser levadura, ser sal, ser pan para los demás.

Abanico de actividades y proyectos con mucha aportación de voluntariado

A continuación, se expone la evaluación del curso anterior realizada con las aportaciones enviadas al equipo por los grupos ACIT-MIT y agrupaciones AP. Hay también elementos de prospectiva que se han tenido en cuenta para realizar la planificación del nuevo curso.

Se informa de las actividades y también los proyectos que se realizan a título institucional. Se dan a conocer las líneas de acción de la Academia Santa Teresa; InteRed Málaga y Día de la solidaridad 2018; colaboraciones institucionales con Cáritas, a través de los pisos de universitarios y las clases a inmigrantes; colaboración con Málaga Acoge; Centro de Orientación Familiar, de iniciativa diocesana y en el que ACIT lleva años colaborando; Acit Joven…

También se informa de aquellas actividades que, para evitar recargar este final de 2017 dedicado a preparar las asambleas, se pondrán en marcha en 2018: Curso de formación con el tema “Retos de la sociedad y compromiso político del cristiano”; ciclo de conferencias; taller de integración psico-espiritual dirigido por Emma Martínez, etc.

Compromiso comunitario y envío

Como en años anteriores, todas las personas que forman parte de la Unidad Asociativa en Málaga son invitadas en esta sesión de puesta en marcha a comprometerse a llevar a cabo –individualmente o como grupo o agrupación– alguna o algunas de las actividades conjuntas, porque aquella actividad que no tiene quien se responsabilice de ella no se programa. Así, completado el panorama de actividades y con un calendario en el que no faltan propuestas de espiritualidad, ocio, cultura y convivencia, llega el momento del “Envío” donde materialmente se parte el pan y además se moja en aceite, símbolo del Espíritu, la fuerza necesaria para continuar el camino conjunto haciéndose pan.

Rosario Marín.

Málaga, 29 de octubre.