A solicitud de muchas antiguas alumnas y alumnos del colegio de la Institución Teresiana, antiguo “Teresiano”, y familias del actual Ikasbide que no pudieron asistir a la primera presentación de la película o que estaban interesados en verla de nuevo, programamos su reposición. El día 9 de mayo se proyectó en el salón de la Parroquia del Carmen en Indautxu con un lleno total.

Marisol Alvarez, coordinadora de InteRed Bilbao, hizo el saludo de bienvenida. Recordó el estreno de la película en los cines Yelmo de Baracaldo y cómo, las reiteradas peticiones de una segunda proyección nos han dado la oportunidad de encontrarnos nuevamente con Poveda.

Informó del amplio itinerario de presentaciones en ciudades de América del Sur, Asia, África y Europa y los numerosos premios conseguidos en festivales internacionales. Destacó entre ellos el premio a la mejor película en el Festival Internacional de Cine Católico Mirabile Dictu, celebrado en Roma en junio del año pasado, en el que participaron más de 1800 películas de 120 países, y que está considerado como los “Oscar católicos” y el reconocimiento como mejor película en festivales de Buenos Aires, Varsovia, Brasil, Santo Domingo, Yakarta y otros muchos que figuran en los créditos del film, así como los varios galardones otorgados a su director y a sus intérpretes.

Aprovechó el momento para hablar de San Pedro Poveda y de su obra, la Institución Teresiana, de su contribución a la promoción humana y social, a través de mediaciones educativas y culturales, del reconocimiento por la UNESCO como Pedagogo y Humanista y recordó su canonización en el 2003.

Más allá de la película

En la presentación destacó algunos rasgos, momentos y situaciones de especial significado que ayudaron a una comprensión más profunda de la película. A nadie le pasó por alto la fuerza innovadora de la propuesta de Poveda, su compromiso con los más pobres y las periferias, su empeño en la formación de un profesorado cristiano cualificado, el impulso y facilitación del acceso de la mujer a la Universidad, su flexibilidad para respetar lo distinto, la preocupación por dar a las mujeres el protagonismo que les corresponde en la sociedad y en la Iglesia, la importancia que da a la misericordia en momentos muy difíciles. Y los escenarios, lugares reales que marcaron la vida de Poveda y la Institución Teresiana, como Guadix, Covadonga, Madrid o Jaén se hicieron familiares a todos.

Termina su breve apunte a la película anunciando cómo la violencia y la intolerancia acabaron con su vida el 28 de julio de 1936, pero el testimonio de fe, paz y diálogo de Poveda, sigue dejando una huella de luz y de esperanza.

Coincidencia y signo

Para nosotras esta proyección ha cobrado un sentido especial: Al mismo tiempo que Poveda se comunicaba a través de la pantalla, moría en el hospital Modesta Galarza López, “Modes”, noventa y seis años de amistad fiel y entusiasta. ¿No será que Poveda ha querido acompañarla personalmente a su destino último? ¿Y no será también éste, un signo para sus seguidores?

El 16 de mayo, Consuelo Flecha comenta los “entresijos de la película” con la Institución de Bilbao y un amplio grupo de Antiguas Alumnas y amistades.

Aprovechando el paso de Consuelo por nuestra ciudad, sus conocimientos sobre el proceso de la película POVEDA y el mucho interés que despertó la presentación, la invitamos a una tarde en la sede para iluminar, aclarar y comprender más allá de la imagen. Contó, con la espontánea naturalidad que la caracteriza, datos sobre el origen de la idea, el significado de personajes y escenarios, apuntó el calado de los mensajes y ayudó a que, en ese grupo de Antigua Alumnas, fieles a la Institución a lo largo de muchos años, creciera la admiración por Poveda, por su Obra, por ese empeño suyo en descubrir y potenciar lo mejor de cada uno.

Fue un espacio entrañable, de familia que Poveda estaría bendiciendo con regocijo y mucha esperanza.

Blanca López.
Bilbao, 18 de mayo.