Encuentro de la Directora General y miembros de la Institución Teresiana con presencia individual en centros o proyectos relacionados con la educación

El sábado 8 de octubre, y convocados por el Consejo de Sector de España, nos encontramos en Madrid con Maite Uribe un grupo de miembros IT implicados en presencias individuales y proyectos relacionados con la educación.

Asistimos 27 personas tanto de la AP como miembros ACIT y militantes de ACIT-Joven, de distintos lugares de la geografía española: Andalucía, Cantabria, Castilla-León, Cataluña, Extremadura y Madrid.

Algunas y alguno trabajan en la educación pública, otras en centros concertados, en proyectos socioeducativos, en Kometa, coordinando la enseñanza de la religión a nivel diocesano…

El salmo 18 y una carta de P. Poveda sobre la presencia en la enseñanza pública (1935) nos ayudaron a iniciar el encuentro en clima de oración.

A continuación, intervino Maite Uribe haciendo primero referencia a las aportaciones que le hicimos llegar antes del encuentro y que apuntaban a tres cuestiones fundamentales:

  • El sentido de nuestra misión: estáis cumpliendo la misión allí donde vuestra propia vocación os ha llamado, os ha enviado, y os da esa fuerza… que viene de Dios y del carisma;
  • La coordinación de fuerzas entre nosotros (IT) y con otros;
  • Problemática más específica de este campo de misión: la enseñanza, la calidad, la relación con otros grupos…

Mayor articulación y complementariedad

Maite aportó más adelante dos invitaciones-orientaciones para nuestra tarea:

-Una nueva creatividad para visibilizar de manera “profética” nuestra presencia de misión (haciendo referencia a la Asamblea Plenaria de 2011), con una manera propia de sentirnos “en red”, unidos por una tarea común, promoviendo la interioridad desde lo educativo, sabiéndonos instrumentos.

-Con la urgencia de una mayor articulación con las obras y actividades asociadas, haciendo complementarias las tareas educativas desde la diversidad de presencias.

Buscando la continuidad en una propuesta común

El diálogo posterior fue muy rico y, desde la diversidad de las presencias en las que nos encontramos las personas que estábamos allí, se apreciaron confluencias:

  • Acogernos y reconocernos desde la diversidad.
  • Articularnos en torno a la propuesta socioeducativa: ¿qué tipo de persona y de sociedad queremos?
  • Trabajar con otros, reconociendo lo específico y lo común, sabiendo que no estamos solos.
  • Dar visibilidad a lo que hacemos.

La constitución de un equipo que dé continuidad al trabajo y la elección del tema que nos puede aglutinar con otros: Educación de la Interioridad, pusieron fin al encuentro.

Adjuntamos el texto de la intervención de Maite Uribe.

Carmen Velasco.
Madrid, 8 de octubre.