El pasado domingo 7 de febrero 2016, en el marco de la visita de la Directora General al Sector Nuestra Señora de Covadonga, Maite Uribe se reunió con más de 50 miembros de la IT que trabajan o han trabajado en el ámbito universitario, tanto en la docencia como en la investigación.

Participaban también en esta reunión la Directora de Sector, Ana García Aguado, y las vocales del Área de Universidad, Estrella Somoano y Raquel Pérez. Algunos participantes venían del encuentro de invierno del Grupo de Universidad e Investigación IT, que acababa de concluir y que en esta ocasión había girado en torno a la encíclica del Papa Francisco, ‘Laudato si’.

Nuestras inquietudes sobre la presencia en la universidad

El compartir con Maite se centró en tres grandes inquietudes que previamente le habíamos hecho llegar: el sentido de la presencia IT en el mundo universitario, la realidad que actualmente vivimos, y la relación entre los distintos modos de presencia en este ámbito. La respuesta de Maite, La presencia en la Universidad hoy: visión, sentido y compromiso, abordó fundamentalmente estos tres puntos, que recogemos a grandes rasgos:

1. La Universidad, espacio privilegiado para la misión IT; 2. Presente y futuro de nuestra presencia en la Universidad; 3. Misión compartida en el ámbito universitario.

1-La Universidad, un espacio privilegiado para la misión: a partir de una carta de P. Poveda fechada en Jaén, en 1917, nos invita a vivir plenamente nuestra tarea, con nuestra manera y estilo de vida, de ser y actuar coherentemente, así como a crear espacios en donde se desarrolle el gusto por la reflexión, la investigación, el estudio. Los tiempos actuales nos piden trabajar para acompañar y apoyar a jóvenes en el campo de la docencia universitaria, así como a prepararse y prepararnos para comprender, gestionar, y llevar adelante los cambios necesarios para que nuestra sociedad lo sea de paz, de justicia, abierta a una diversidad humanizada y humanizadora: la sociedad necesita sentido, comprensión de la persona humana y lúcida visión de futuro.

2-Presente y futuro de la presencia de la IT en la Universidad: en el presente, nos insta a vivir a fondo nuestra tarea. El compromiso con el estudio, con la investigación, con la reflexión, es connatural a la misión educadora propia de la IT y, por tanto, compartida con modalidades distintas en el modo de realizar la misión. Pero nosotras estamos en espacios privilegiados para formar profesionales competentes, críticos, activos en el debate social y cultural.

Y en nuestro futuro, apunta a que la jubilación sea una etapa que permita disfrutar de otra manera de ser y de vivir; implica cambios, pero no significa que se pierda la capacidad de elegir, de optar, de vivir el servicio a los demás. Es una etapa de nueva sabiduría, de recibir y ofrecer y compartir tanta riqueza recibida y acumulada en etapas anteriores. Estamos llamadas a ser creativas para vivir plenamente esta etapa: podemos ofrecernos, por ejemplo, para experiencias de intercambios con realidades culturales menos conocidas, como varias de nosotras ya están realizando.

3-El ámbito universitario, una misión compartida: Maite nos invita a crear redes y generar oportunidades y, en este sentido, nos anima a conocer mejor los proyectos que se están intentando llevar adelante desde Secretaría General, y nos nos describe alguno de ellos. Para todo se necesita apoyo: para la convocatoria, para el seguimiento, para muchas de las tareas de planificación y de ideas nuevas que pueden surgir en contacto con los jóvenes.

Tras la intervención de Maite, se abrió un espacio de diálogo en sala, en el que intervinieron unas 25 personas. Señalamos algunas cuestiones que se plantearon:

-El tema de los centros adscritos a la universidad pública, de titularidad de la Iglesia, en los que la IT forma parte de la dirección junto con otros grupos eclesiales. -La importancia de los puestos individuales en la universidad pública y la dificultad de acceder a éstos, la seria preparación que esto exige.
-El necesario diálogo entre nosotras, para acabar con rupturas entre quehaceres diferentes, superando dicotomías que paralizan, nos enfrentan y anulan posibles quehaceres conjuntos.
-Se ve urgente también este diálogo a nivel institucional, Gobierno IT y Consejo de Sector, para conocer necesidades y escuchar propuestas, y visualizar el mapa de la IT aquí y ahora, la diversidad de Áreas en las que estamos, pensar en posibles cambios, integrar a las personas más jóvenes, apoyar a las que en este momento están en activo, colaborar en su formación, mediar entre nosotros y los jóvenes, poner en común nuestros conocimientos, orientar a las personas que se acercan.
-Se ve que tal vez sea el momento de reforzar el campo de Ciencias de la Educación, formación de educadores, crear redes de apoyo en esto, también en perspectiva internacional.
-Se insiste también en nuestra organización: se manifiesta la urgencia de que personas ya formadas en nuestros centros podrían colaborar, con perfiles distintos, en propuestas concretas, con compromisos asequibles.

También hay una llamada a valorar nuestras propias publicaciones, el apoyo a las propias iniciativas institucionales y a los proyectos que se están trabajando desde la Secretaría General y, en general, a cuidar vocaciones universitarias incipientes.

Cerramos la sesión agradeciendo el encuentro con Maite, que recibe nuestras preocupaciones, demandas y posibilidades. Y nos despedimos con muchos deberes en cartera para el futuro.

Estrella Somoano y Raquel Pérez.
24 de febrero.